ACTUALIDAD

Premios Nacionales de Gastronomía, presentes en los Encuentros con Cervantes

09.09.2016

El sociólogo y escritor Lorenzo Díaz y el ex sumiller Custodio López Zamarra participarán en la mesa redonda Comer y beber con Don Quijote y Sancho que se celebrará el próximo martes 13 de septiembre en la Posada de los Portales en Tomelloso (Ciudad Real)

El sociólogo y escritor Lorenzo Díaz, y el ex sumiller de Zalacaín, Custodio López Zamarra participarán en los Encuentros con Cervantes…en un lugar de La Mancha, el próximo martes 13 de septiembre en la Posada de los Portales en Tomelloso (Ciudad Real), un evento que organiza la Diputación provincial de Ciudad Real, con motivo de la conmemoración del IV centenario de la muerte de Miguel de Cervantes. Esta iniciativa turístico literaria, basada en la celebración de conferencias, recitales, mesas redondas, proyecciones de películas, entre otros eventos, en torno a la figura de Cervantes y su obra, se desarrollará en once municipios de la provincia de Ciudad Real del 13 de septiembre al 26 de noviembre.

Los dos Premios Nacionales de Gastronomía basarán sus respectivas ponencias en el Comer y beber con Don Quijote y Sancho. Concretamente Lorenzo Díaz realizará una referencia gastronómica en la literatura española. Según el periodista “el autor de El Quijote por primera vez le da cuchara a todos los personajes de su obra, y gracias a ello sabemos cómo comían los labriegos, los hidalgos, los venteros o los cómicos en aquella época”.

En su presentación dará un paseo culinario por los platos de referencia que aparecen en El Quijote, y que perviven en la gastronomía manchega de hoy. De hecho en la primera página de las aventuras de El Quijote ya aparecen alusiones a platos tradicionales de la cocina manchega como duelos y quebrantos, gachas o pisto.

Según el director de Cultura y colaborador de Más de uno en Onda Cero  en la novela de Cervantes “hay una continua referencia gastronómica de La Mancha”. Al narrar las aventuras del célebre caballero, Cervantes introduce una y otra vez referencias a la comida y los comensales. Algunas son bien conocidas. “Entre las más célebres se encuentra el gran banquete de las bodas de Camacho”.

Lorenzo Díaz es autor de una de las principales obras que se han dedicado a recopilar el universo gastronómico cervantino, La cocina del Quijote, donde podemos encontrar una amplia relación de platos manchegos presentes de formas más o menos directas en la narración de El Quijote.

EL VINO EN EL QUIJOTE

En la obra cervantina son muy numerosas también las referencias al vino. En este sentido, Custodio López Zamarra expondrá una “escena imaginaria de los vinos que se bebían en la obra de El Quijote”. “Imaginaria” porque el ex sumiller de Zalacaín rememorará su infancia en la taberna de sus abuelos, que data de principios de siglo, y donde él nació. “De esta manera nos podremos hacer una idea de lo que bebían y cómo bebían en las ventas en los siglos XVI, XVII y XVIII”.

El Premio Nacional de Gastronomía explica que en la obra de Cervantes aparece lo que en sus tiempos se llamaba un “mojón”, y hoy diríamos un degustador fino, un catador o una buena “nariz”, y “que se refleja perfectamente en el personaje de Sancho Panza”.

Cuenta Custodio López Zamarra que el mayor elogio que Cervantes pudo hacer del vino de Ciudad Real fue llamarle “hijo de puta”, aunque eso sí, por boca de Sancho Panza. Sucede esto en el capítulo XIII de la segunda parte de El Quijote, donde Sancho con bota de vino en mano “empinándola, puesta a la boca, estuvo mirando las estrellas un cuarto de hora, y en acabando de beber dejó caer la cabeza a un lado, y dando un gran suspiro dijo: ¡Oh hideputa, bellaco, y cómo es católico!”.

Custodio López Zamarra, toda una leyenda enológica, expondrá en su presentación una evolución del vino, “una bebida sencilla y universal, desde el siglo XVI hasta nuestros días. “En los últimos 30 años ha habido una enorme evolución de los caldos, en comparación con los últimos 300 años. Antes los vinos solo se componían de dos elementos más, azufre y alcohol, por lo que eran más recios. Ahora, en cambio, gracias a las nuevas tecnologías se elaboran mejores vinos”.

El ingenioso hidalgo recorre, a lo largo de la novela, amplias zonas vitivinícolas de La Mancha. Cervantes descubrió en esta región el escenario idóneo para las delirantes aventuras de Don Quijote y Sancho. El escritor llevó a sus dos personajes a recorrer La Mancha, la zona de España que acoge la mayor extensión de viñedo del mundo.

VOLVER